Precauciones adicionales que tomaremos en respuesta al coronavirus
Mientras continúan las actualizaciones sobre el impacto del coronavirus, queremos tomarnos un momento para informarle sobre nuestra decisión de implementar medidas preventivas más estrictas en el Hospital San Juan Capestrano con el fin de mantener a salvo a nuestros pacientes/clientes/invitados, sus familias y nuestros empleados. Todos los esfuerzos están guiados por y en cumplimiento de las recomendaciones distribuidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Tenga en cuenta que, por la seguridad de nuestros pacientes, de sus familias y de nuestro personal, ya no se permiten visitas en el Hospital San Juan Capestrano.

  • Esta restricción ha sido implementada de conformidad con las regulaciones corporativas y estatales vigentes para reducir aún más los riesgos asociados con el COVID-19.
  • Por ahora se están investigando métodos alternativos de comunicación, incluyendo la telesalud, que se podrán ofrecer cuando se considere clínicamente apropiado.

Para información específica relacionada con estos cambios y limitaciones, por favor contáctenos directamente.

Monitoreamos las actualizaciones de los CDC constantemente para garantizar que todas las pautas que seguimos sean con base en la información más reciente.

  • Todo el personal ha recibido capacitación en prevención y control de infecciones.
  • Se han brindado pautas exhaustivas de desinfección e higiene.
  • Los suministros para el cuidado del paciente, como mascarillas y desinfectante para manos, están siendo monitoreados y utilizados.
  • Se han revisado los contratos de servicios de limpieza para obtener ayuda adicional.
  • Los artículos del equipo de protección personal se revisan periódicamente para garantizar que su almacenamiento sea adecuado y seguro.
  • Se han mejorado los protocolos de detección.
  • Los carteles informativos de los CDC están exhibidos para proporcionar recordatorios importantes sobre los procedimientos adecuados de prevención de infecciones.
  • Hemos establecido una comunicación permanente con nuestro departamento de salud local para recibir importantes actualizaciones específicas para esta comunidad.

La seguridad de nuestros pacientes, sus familias y nuestros empleados es nuestra principal prioridad, y seguiremos firmes en nuestros esfuerzos para reducir cualquier riesgo asociado al COVID-19.

Los CDC han emitido una lista de consejos fáciles que pueden ayudar a prevenir la propagación del coronavirus.

  • Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas.
  • Cubra su tos o estornudos con un pañuelo desechable y luego tírelo inmediatamente.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Limpie y desinfecte los objetos y las superficies que tocan con frecuencia.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Si está enfermo, quédese en casa, a menos que necesite recibir atención médica.

Para información detallada sobre el COVID-19, visite https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html

Signos y Síntomas del Trastorno de Oposición Desafiante

Podemos ayudar a que tanto adolescentes como adultos se recuperen de sus condiciones emocionales, psiquiátricas o adictivas, brindándoles la confianza que necesitan para tener un futuro con esperanza.

Entender la Trastorno de Oposición Desafiante

Un patrón persistente de conductas extremadamente difíciles y desafiantes, incluyendo berrinches, discusiones y una muestra general de comportamiento perturbador, son síntomas que definen el trastorno de oposición desafiante (ODD, por sus siglas en inglés). En la mayoría de los casos, estos comportamientos desobedientes, desafiantes y con frecuencia hostiles se dirigen a los padres, maestros u otros adultos que se encuentran en una posición de autoridad. Sin embargo, sus conductas inapropiadas también pueden afectar a los demás a su alrededor. A diferencia de la conducta difícil o desafiante que normalmente aparece durante la infancia, el comportamiento asociado con ODD es tan grave que termina dando lugar a alteraciones significativas en la vida de un adolescente.

Esta condición de salud mental generalmente se diagnostica en la infancia o en la adolescencia temprana, pero tiene el potencial de persistir en la edad adulta, sobre todo si se deja sin tratar. Sin embargo, si se busca el tratamiento adecuado, los que tienen ODD pueden aprender las destrezas necesarias para manejar sus síntomas, tener conductas más apropiadas y experimentar una mayor sensación de bienestar.

Causas y Factores de Riesgo de la Trastorno de Oposición Desafiante

Todavía no ha sido identificada una causa exacta del trastorno de oposición desafiante. Algunas causas que podrían contribuir a su desarrollo puede ser una combinación de factores hereditarios y ambientales. Las posibles causas y sus explicaciones se enumeran a continuación:

Genético: Muchos niños y niñas con trastorno de oposición desafiante tienen familiares con ciertas condiciones de salud mental, como trastornos del estado de ánimo, depresión o ansiedad, que pueden contribuir al desarrollo de ODD. Esto sugiere que la vulnerabilidad para el desarrollo de ODD puede ser heredada.

Físico: Otra hipótesis común es que un desequilibrio de ciertas sustancias químicas en el cerebro, como la serotonina, juega un papel en el desarrollo del ODD. Cuando no están equilibradas correctamente, estas sustancias pueden impedir que las personas sean capaces de regular sus emociones, impulsos de control y su comportamiento, lo que podría provocar la aparición de síntomas de ODD.

Ambiental:  Se cree que entornos en los que las personas pasan gran parte del tiempo tienen un impacto en la susceptibilidad para a desarrollar ODD. Cualquier cambio que aumente el estrés y que altere el sentido de la estabilidad en la vida de un jóven puede contribuir al riesgo del desarrollo de la conducta disruptiva. Algunos ejemplos pueden incluir múltiples mudanzas, el divorcio de los padres, cambio de escuela a menudo o cambio constante de las personas que los cuidan.

Factores de riesgo:

  • Ser varón
  • Disposición natural
  • La falta de supervisión por parte de los cuidadores
  • Disciplina inconsistente o ruda
  • Presencia de retrasos en el desarrollo
  • Antecedentes familiares de problemas de salud mental o trastornos de la personalidad
  • Ser víctima de abuso o negligencia
  • Crecer en un ambiente caótico
  • Exposición a la violencia, especialmente en la primera infancia
  • Estar expuesto a ambientes altamente estresantes de manera consistente
  • Antecedentes personales o familiares de abuso de sustancias

Indicios y Síntomas de la Trastorno de Oposición Desafiante

Aunque a veces puede ser difícil distinguir la diferencia entre un niño de carácter fuerte y uno que tiene trastorno de oposición desafiante, hay una serie de síntomas que se observan cuando este trastorno está presente. Los signos y síntomas de ODD tienden a aparecer antes de que un niño cumpla 8 años, comenzando poco a poco y luego empeoran con el tiempo:

Síntomas conductuales:

  • Rabietas constantes
  • Ser con los adultos o figuras de autoridad
  • Desobediencia crónica
  • Falta de destrezas sociales adecuadas
  • Negarse a cumplir con las reglas o peticiones
  • Molestar deliberadamente a otros
  • Culpar a los demás de los errores propios o del mal comportamiento
  • Ser rencoroso o vengativo
  • Actuar de forma agresiva hacia los compañeros
  • Arranques de ira frecuentes
  • Decir malas palabras o usar lenguaje obsceno
  • Decir consistentemente dice cosas hirientes o llenas de odio cuando está alterado
  • Alejarse o aislarse de los demás
  • Abuso de alcohol y otras drogas
  • Tener dificultad para conseguir y conservar amigos
  • Destruir intencionalmente las relaciones
  • No cooperativo consistentemente

Síntomas físicos:

  • Dolores de cabeza crónicos
  • Tensión muscular
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Presión arterial elevada
  • Lesiones físicas derivadas de las conductas violentas o autodestructivas

Síntomas cognitivos:

  • Problemas de concentración
  • Destrezas deficientes o ausentes para la toma de decisiones
  • Falta de control de impulsos

Síntomas psicosociales:

  • Fácil frustración
  • Tendencia al mal humor
  • Baja autoestima
  • Agitación extrema
  • Irritabilidad
  • Sentimientos de hostilidad
  • Sentimientos de resentimiento
  • Actitud persistentemente negativa
  • Sentimientos dominantes de contrariedad
  • Ideas suicidas

Efectos de la Trastorno de Oposición Desafiante

Cuando a los jóvenes o adultos con trastorno de oposición desafiante no se les proporciona la oportunidad de obtener el tratamiento adecuado y el apoyo que necesitan, a menudo experimentan una serie de efectos negativos en sus vidas. Los siguientes son ejemplos de efectos que potencialmente podrían ocurrir cuando los síntomas de ODD no se tratan:

  • Incapacidad para cumplir con los requisitos de trabajo
  • Acciones disciplinarias frecuentes
  • Aislamiento social
  • Conflictos dentro de la familia
  • Intervención de la policía
  • Suspensión o expulsión
  • Fracaso escolar
  • Rechazo de los compañeros
  • Incapacidad para desarrollar y mantener relaciones interpersonales saludables y significativas
  • Baja autoestima
  • Participación en comportamientos de alto riesgo y peligrosos
  • Automutilación
  • Desarrollo de trastornos de conducta
  • Pensamientos y comportamientos suicidas

Trastornos a lavez

El trastorno de oposición desafiante a menudo ocurre junto con otro trastorno del comportamiento o condición de salud mental, que puede llevar a una serie de desafíos adicionales. Esta es la razón por la que la presencia de cualquier otra condición de salud mental debe tratarse al mismo tiempo que el trastorno de oposición desafiante. Otras condisiones comunes que existen junto a un diagnóstico de ODD incluyen:

  • Trastorno bipolar
  • Problemas de aprendizaje
  • Trastorno del desarrollo intelectual
  • Trastorno del lenguaje
  • Trastorno por uso de sustancias
  • Trastorno de conducta
  • Trastorno explosivo intermitente (IED)
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos depresivos

Aunque tenía miedo de pedir ayuda por mi ansiedad, ir al Hospital San Juan Capestrano fue la mejor decisión que tomé para mejorar mi salud.

– Sofia H.